La solidaridad, ¿por qué se dispara en momentos de crisis?

31.03.2020

Desde que estalló la crisis del coronavirus, la solidaridad se ha disparado, dando la vuelta a una situación compleja  y mostrándonos cómo las personas somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos en momentos de dificultad.  

Decía el psiquiatra Viktor Frankl que, en tiempos de crisis, las personas buscan significado. Decía también que, cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos. Y vaya si lo hemos hecho. 

Como informábamos hace unos días, la Unidad de Voluntariado de Fundación ONCE ha recibido más de 80 solicitudes de voluntarios en menos de una semana, y la cifra sigue creciendo.

Ayudar a los demás nos hace sentir bien. Cuando ayudamos a otros de forma desinteresada, nuestro cerebro bloquea el estrés y libera hormonas y sustancias relacionadas con el amor y la felicidad, como oxitocina, dopamina y endorfinas. 

Además, los seres humanos somos seres sociales. Por un lado, ayudando a otros buscamos la supervivencia individual y grupal. Por otro lado, buscamos una conexión con los demás, ir más allá de nosotros mismos y transformar una situación compleja en una que tenga sentido.  

Así, entre todos, contribuimos a conformar un tejido social más cohesionado e inclusivo. 

Gracias a todos y cada uno de los voluntarios y voluntarias que os habéis movilizado con esta crisis. ¡Sigamos trabajando por un mundo mejor!